Margaret Thatcher contra el socialismo: 20 de sus mejores citas

El Conservador
|Economía
|julio 3, 2020 11:45
img_MThatcher@Conservador

En una reunión política, sacó una copia de La Constitución de la Libertad de F.A. Hayek de su bolso, la puso sobre la mesa y declaró, «¡Esto es lo que creemos!»


Por: Lawrence W. Reed

Una visión de «Hágalo usted mismo»

En 1979, la Dama de Hierro asumió el cargo de primer ministro de un país dividido por conflictos laborales, asediado por la estanflación y atropellado por décadas de gobiernos paternalistas. Gran Bretaña luchó en todos los frentes como el hombre enfermo de Europa. En su mayor parte, Thatcher no se propuso arreglar los grandes problemas con pequeños retoques como sugerían otros políticos cobardes o sin principios. Ella se dispuso, en sus palabras, a «hacer retroceder las fronteras del Estado». Quería revitalizar el país restaurando una cultura empresarial y de respeto a la propiedad privada. Recordó a la nación estos objetivos durante el segundo de tres mandatos cuando declaró,

Llegué a la oficina con una intención deliberada: cambiar a Gran Bretaña de una sociedad dependiente a una sociedad autosuficiente, de una nación que se da a sí misma, a una nación que se hace a sí misma. Un «levántate y anda», en lugar de una Gran Bretaña de «siéntate y espera».

Mujer de convicciones, pensaba que los que no tenían principios en el gobierno merecían caer porque tenían demasiado miedo de tomar partes. Estaba más interesada en hacer lo que creía era correcto que lo que era políticamente aceptable, como se evidencia en este conocido comentario: «Para mí, el consenso parece ser el proceso de abandono de todas las creencias, principios, valores y políticas en busca de algo en lo que nadie cree, pero a lo que nadie se opone».

En una reunión política, sacó una copia de La Constitución de la Libertad de F.A. Hayek de su bolso, la puso sobre la mesa y declaró, «¡Esto es lo que creemos!» En otra ocasión, observó que: «Los marxistas se levantan temprano en la mañana para promover su causa. Debemos levantarnos aún más temprano para defender nuestra libertad».

Desafió las convenciones sobre el «techo de cristal» al que se enfrentan las mujeres en la política británica. Y entendió los problemas que la gente común enfrentaba, señalando en una entrevista en 1971: «Empecé la vida con dos grandes ventajas: sin dinero y con buenos padres».

Desregulación y progreso

Dolorosamente al principio, sus políticas arrancaron al país de su estancamiento y lo llevaron a una nueva era de progreso y confianza. Sus once años en el puesto más alto de Gran Bretaña demostraron que un programa vigoroso de privatización, desregulación y reducción de impuestos es un antídoto efectivo contra el desastroso colectivismo. Era cada vez más escéptica respecto a la Unión Europea, en parte por su inclinación a la burocracia y la reglamentación, y en parte por su esfuerzo en homogeneizar las características que hacían especial a cada país.

Thatcher murió en 2013, pero si hubiera vivido otros siete años, probablemente estaría animando el Brexit, que finalmente ocurrió el mes pasado. Ella le dijo a la Cámara de los Comunes en 1991, «Nuestra soberanía no viene de Bruselas, es nuestra por derecho y por herencia». En su libro del 2002, Statecraft: Estrategias para un mundo cambiante, afirma:

«Europa» en cualquier otra cosa que no sea el sentido geográfico es una construcción totalmente artificial. No tiene ningún sentido agrupar a Beethoven y Debussy, Voltaire y Burke, Vermeer y Picasso, Notre Dame y St. Paul’s, la carne hervida y la bullabesa, y presentarlos como elementos de una realidad musical, filosófica, artística, arquitectónica o gastronómica «europea». Si Europa nos encanta, como tantas veces me ha encantado, es precisamente por sus contrastes y contradicciones, no por su coherencia y continuidad.

No era perfecta, por supuesto, y se comprometía donde sentía que debía hacerlo. Pero tenía razón en cuanto al panorama general, sobre todo en cuanto a los males del socialismo y las virtudes de la libertad. Como escribí en un tributo del 2013, en ocasión de su muerte, titulado «La fealdad de las ideas feas».

Los socialistas la despreciaron porque se enfrentó a ellos, cuestionó su falsa compasión y se atrevió a exponer el estatismo como el culto sin sentido y deshumanizante que es. Ella arrancó retóricamente el guante de terciopelo del puño de hierro y habló del Estado con beneficios, socialista, como un lobo con piel de oveja. Esas son cosas que los amantes del Estado no pueden soportar.

En este año de elecciones presidenciales en los Estados Unidos, no puedo evitar preguntarme qué pensaría Margaret Thatcher de nuestros políticos y sus promesas. Sin duda ella condenaría los malos hábitos bipartidistas de gastos y deudas de Washington. Creo, sin embargo, que reservaría un especial desdén por aquellos demagogos compradores de votos que trafican con la guerra de clases y el socialismo de cualquier clase. Puedo verla fácilmente regañando a Bernie Sanders en términos como:

Ya intentamos lo que usted está defendiendo y falló miserablemente. ¡Madura, consigue un trabajo de verdad para variar y aprende algo de historia y economía!

Sus pensamientos sobre el socialismo

Aunque no hay necesidad de creer en mi palabra. Ofrezco aquí algunos de los comentarios más incisivos de Margaret Thatcher sobre el socialismo que algunos norteamericanos parecen atraídos en estos días. Se extienden a través de décadas de su vida pública:

«Es bueno recordar cómo nuestra libertad ha sido ganada en este país, no por grandes campañas abstractas, sino por las objeciones de hombres y mujeres comunes a que el Estado les quite su dinero. En los primeros días, la gente se unió y le dijo al gobierno de entonces: «No tomarás nuestro dinero antes de que hayas reparado nuestros agravios». Era su dinero, su riqueza, la fuente de su independencia frente al Gobierno».

«La razón filosófica por la que estamos en contra de la nacionalización y a favor de la empresa privada es porque creemos que el progreso económico proviene de la inventiva, la capacidad, la determinación y el espíritu pionero de hombres y mujeres extraordinarios. Si no pueden ejercer ese espíritu aquí, se irán a otro país de libre empresa que entonces hará más progreso económico que nosotros. De hecho, deberíamos alentar a las pequeñas empresas y a las pequeñas compañías, porque la medida en que la innovación llega a través de estas empresas es tremenda».

«Fui atacada por luchar en una acción de retaguardia en defensa de los ‘intereses de la clase media’… Bueno, si los ‘valores de la clase media’ incluyen el fomento de la variedad y la elección individual, la provisión de incentivos y recompensas justas con la habilidad y el trabajo duro, el mantenimiento de barreras efectivas contra el poder excesivo del Estado y la creencia en la amplia distribución de la propiedad privada individual, entonces son ciertamente lo que estoy tratando de defender. Esta no es una lucha por el ‘privilegio’; es una lucha por la libertad-libertad de cada ciudadano».

«Nuestro reto es crear el tipo de fondo económico que permita a la iniciativa privada y a la empresa privada florecer en beneficio del consumidor, del empleado, del pensionista y de la sociedad en su conjunto… Creo que debemos juzgar a las personas por sus méritos y no por sus antecedentes. Creo que la persona que está dispuesta a trabajar más duro debe obtener las mayores recompensas y mantenerlas después de los impuestos. Que debemos apoyar a los trabajadores y no a los que se niegan a trabajar: que no sólo es permisible sino loable querer beneficiar a tu propia familia con tu propio esfuerzo».

«Tengo una arraigada creencia, de hecho una ferviente fe, en las virtudes de la autosuficiencia y la independencia personal. En ellas se fundamenta todo el argumento a favor de la sociedad libre, de la afirmación de que el progreso humano se logra mejor ofreciendo la mayor libertad posible para el desarrollo de los talentos individuales, calificado sólo por el respeto de las cualidades y la libertad de los demás… Durante muchos años ha habido una sutil erosión de las virtudes esenciales de la sociedad libre. La confianza en sí misma ha sido despreciada como si fuera una absurda pretensión suburbana. El ahorro ha sido denigrado como si fuera codicia. El deseo de los padres de elegir y luchar por lo que ellos mismos consideraban la mejor educación posible para sus hijos ha sido despreciado».

«No creo, a pesar de todo esto, que la gente de este país haya abandonado su fe en las cualidades y características que los hicieron un gran pueblo. Ni un poco. Seguimos siendo el mismo pueblo. Todo lo que ha sucedido es que hemos perdido temporalmente la confianza en nuestra propias fuerzas. Hemos perdido de vista las banderas. Las trompetas han dado un sonido incierto. Es nuestro deber, nuestro propósito, elevar esas banderas en alto, para que todos puedan verlas, para hacer sonar las trompetas con claridad y audacia para que todos puedan oírlas. Así no tendremos que convertir a la gente a nuestros principios. Simplemente se unirán a los que son verdaderamente suyos».

«Nunca dejaré de luchar. Quiero decir que este país para sobrevivir, prosperar y ser libre… No he luchado contra las fuerzas destructivas del socialismo durante más de veinte años para detenerme ahora, cuando la fase crítica de la lucha está sobre nosotros».

«¿Cuáles son entonces las lecciones que hemos aprendido de los últimos treinta años? Primero, que la búsqueda de la igualdad en sí misma es un espejismo. Lo que es más deseable y más practicable que la búsqueda de la igualdad es la búsqueda de la igualdad de oportunidades. Y la oportunidad no significa nada a menos que incluya el derecho a ser desigual y la libertad de ser diferente. Una de las razones por las que valoramos a los individuos no es porque sean todos iguales, sino porque son todos diferentes. Creo que hay un dicho en el Medio Occidente: «No corten las amapolas altas. Deja que crezcan más bien altas». Yo diría que dejemos que nuestros hijos crezcan altos y algunos más que otros si tienen la capacidad de hacerlo. Porque debemos construir una sociedad en la que cada ciudadano pueda desarrollar todo su potencial, tanto para su propio beneficio como en el de la comunidad en su conjunto, una sociedad en la que se recompense la originalidad, la habilidad, la energía y el ahorro, en la que fomentemos, en lugar de restringir, la variedad y la riqueza de la naturaleza humana».

«Permítanme darles mi visión. El derecho de un hombre a trabajar como quiera para gastar lo que gana, a tener propiedades, a tener el Estado como sirviente y no como amo; estas son las herencias británicas. Son la esencia de una economía libre. Y de esa libertad dependen todas las demás».

«Algunos socialistas parecen creer que las personas deben ser números en una base de datos del Estado. Nosotros creemos que deberían ser individuos. Todos somos desiguales. Nadie, gracias a Dios, es como los demás, por mucho que los socialistas pretendan lo contrario. Creemos que todos tienen derecho a ser desiguales, pero para nosotros cada ser humano es igualmente importante».

«Los socialistas nos dicen que hay ganancias masivas en una industria particular y que no deben ir a los accionistas, sino que el público debe cosechar los beneficios. ¿Beneficios? ¿Qué beneficios? Cuando se hace pública una industria rentable, las ganancias pronto desaparecen. La gallina que puso los huevos de oro se pone a parir. Los gansos del Estado no son grandes ponedoras. La industria siderúrgica fue nacionalizada hace algunos años para el beneficio público, pero el único beneficio que le queda al público es ser testigo del deprimente espectáculo de su dinero que se va por el desagüe a un ritmo de un millón de libras al día».

«Hay otros que advierten no sólo de la amenaza externas, sino de algo más insidioso, no fácilmente percibido, no siempre deliberado, algo que está sucediendo aquí en casa. ¿Qué están señalando? Señalan la constante e implacable expansión del Estado socialista. Ninguno de nosotros diría que la mayoría de los socialistas se inspiran en otros ideales que no sean humanitarios y bien intencionados. Al mismo tiempo, creo que pocos negarían hoy que han creado un monstruo que no pueden controlar. Cada vez más, inexorablemente, el Estado que los socialistas han creado se está volviendo más aleatorio en la justicia económica y social que pretende dispensar, más asfixiante en su efecto sobre las aspiraciones y la iniciativa humanas, más selectivo políticamente en su defensa de los derechos de sus ciudadanos, más colosal en su apetito y más desastrosamente incompetente en su actuación. Sobre todo, supone una amenaza creciente, aunque no sea intencionada, contra la libertad de este país, ya que no hay libertad cuando el Estado controla totalmente la economía. La libertad personal y la libertad económica son indivisibles. No se puede tener una sin la otra. No puedes perder una sin perder la otra».

«Una de nuestras principales y continuas prioridades cuando regresemos al mando será restaurar las libertades que los socialistas han usurpado. Que aprendan que no es función del Estado poseer tanto como sea posible. No es una función del Estado agarrar todo lo que puedan obtener. No es función del Estado actuar como amo del anillo, chasquear el látigo, dictar la carga que todos debemos llevar o decir cuán alto podemos subir. No es función del Estado asegurarse de que nadie suba más alto que nadie. Todo eso es la filosofía del socialismo. La rechazamos totalmente porque, por muy bienintencionada que sea, sólo conduce en una dirección: a la erosión y finalmente a la destrucción del modo de vida democrático».

«No existe el socialismo ‘seguro’. Si es seguro, no es socialismo. Y si es socialismo, no es seguro. Las señales del socialismo apuntan cuesta abajo a menos libertad, menos prosperidad, cuesta abajo a más desorden, más fracaso. Si los seguimos hasta su destino, llevarán a esta nación a la bancarrota».

«El éxito económico del mundo occidental es producto de su filosofía moral y su práctica. Los resultados económicos son mejores porque la filosofía moral es superior. Es superior porque comienza con el individuo, con su singularidad, su responsabilidad y su capacidad de elegir. Seguramente esto es infinitamente preferible a la filosofía socialista-estadística que establece un sistema económico centralizado al que el individuo debe conformarse, que lo subyuga, lo dirige y le niega el derecho a la libre elección. La elección es la esencia de la ética: si no hubiera elección, no habría ética, ni bien, ni mal; el bien y el mal sólo tienen sentido en la medida en que el hombre es libre de elegir».

«En nuestra filosofía el propósito de la vida del individuo no es ser el servidor del Estado y sus objetivos, sino hacer lo mejor de sus talentos y cualidades. El sentido de ser autosuficiente, de desempeñar un papel dentro de la familia, de poseer su propia propiedad, de pagar su camino, son todos parte del lastre espiritual que mantiene una ciudadanía responsable, y proporciona la base sólida desde la cual la gente mira a su alrededor para ver qué más puede hacer, por los demás y por sí misma. Eso es lo que entendemos por una sociedad moral; no una sociedad en la que el Estado es responsable de todo, y nadie es responsable del Estado».

«Una vez que se le da a la gente la idea de que todo esto puede ser hecho por el Estado, y que es de alguna manera lo segundo mejor o incluso degradante dejarlo en manos de personas privadas… entonces se comenzará a privar a los seres humanos de uno de los ingredientes esenciales de la humanidad: la responsabilidad moral personal. En efecto, se secará en ellos la leche de la bondad humana. Si permites que la gente entregue al Estado toda su responsabilidad personal, llegará el momento -de hecho, está cerca- en que lo que el contribuyente está dispuesto a proporcionar para el bien de la humanidad se verá como mucho menos de lo que el individuo estaba dispuesto a dar por amor al prójimo. Así que no sean tentados a identificar la virtud con el colectivismo. Me pregunto si los servicios del Estado habrían hecho tanto por el hombre que cayó entre los ladrones como el buen samaritano lo hizo por él».

«El capitalismo popular, que es la expresión económica de la libertad, está demostrando ser un medio mucho más atractivo para difundir el poder en nuestra sociedad. Los socialistas gritan «Poder para el pueblo», y levantan el puño cerrado mientras lo dicen. Todos sabemos lo que realmente significan: poder sobre el pueblo, poder para el Estado. Para nosotros los conservadores, el capitalismo popular significa lo que dice: poder a través de la propiedad al hombre y la mujer de la calle, dado con confianza con la mano abierta».

«Creo que hemos pasado por un período en el que se ha dado a entender a demasiados niños y personas: ‘Tengo un problema, es tarea del Gobierno hacerle frente’ o ‘Tengo un problema, iré y conseguiré una subvención para hacer frente a él’, ‘No tengo techo, el Gobierno debe alojarme’, y así están echando sus problemas sobre la sociedad y ¿quién es la sociedad? ¡No existe tal cosa! Hay hombres y mujeres individuales y hay familias y ningún gobierno puede hacer nada excepto a través de la gente y la gente se mira a sí misma primero. Es nuestro deber cuidarnos a nosotros mismos y luego también ayudar a cuidar a nuestro prójimo y la vida es un negocio recíproco y la gente tiene demasiado en cuenta los derechos sin las obligaciones. No existe la sociedad. Hay un tapiz viviente de hombres y mujeres y personas y la belleza de ese tapiz y la calidad de nuestras vidas dependerá de cuánto cada uno de nosotros esté preparado para asumir la responsabilidad de nosotros mismos y cada uno de nosotros esté preparado para dar la vuelta y ayudar por nuestros propios esfuerzos a los que son desafortunados».

«Me propuse destruir el socialismo porque sentía que estaba en desacuerdo con el carácter del pueblo. Fuimos el primer país del mundo en retroceder las fronteras del socialismo, y luego avanzar las fronteras de la libertad. Recuperamos nuestra herencia; la estamos renovando y la llevaremos adelante».

Lawrence W. Reed es presidente emérito, miembro principal de la familia Humphreys y embajador de Ron Manners para Global Liberty en la Fundación para la Educación Económica.


Con información de PanAm Post.

El Conservador
Administrador de sitio.